Skip Navigation

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.www.hhs.gov

Oficina de Salud de las Minorías (teléfono: 1-800-444-6472)
Sobre OMH
Nuestros Servicios
Prefil: Hispanos/Latinos
Desigualdades en Salud
Organizaciones Latinas
Para una Vida Saludable
OASH Página Principal

Infografía de una persona haciendo una pregunta
¿Necesita ayuda?
Preguntas frecuentes



Siga a la Oficina de Salud de las Minorías en Twitter




Búsqueda temática
 
  Prevención del suicidio Salud de adolescentes y jóvenes Salud dental Salud femenina Salud infantil Salud masculina Tercera edad VIH / SIDA / ITS
 
 
Noticias
Otro estudio vincula los mensajes de texto con contenido sexual y el sexo en los adolescentes
Pero los investigadores holandeses hallaron que solo una minoría está en riesgo

Por Randy Dotinga
Reportera de Healthday

Read this news in English

MIÉRCOLES, 7 de noviembre (HealthDay News) -- Un nuevo estudio de adolescentes holandeses halla que pocos participan frecuentemente en actividades arriesgadas relacionadas con el sexo en línea, como enviar fotos desnudos a desconocidos y buscar parejas sexuales, pero los que lo hacen son más propensos a tener relaciones sexuales casuales en la vida real.

"Parece haber una relación entre la participación en la conducta sexual arriesgada en línea y fuera de línea", planteó la autora del estudio Susanne Baumgartner, estudiante de postgrado de la Universidad de Ámsterdam. "Los adolescentes que participaban en conductas sexuales arriesgadas fuera de línea también eran propensos a la conducta sexual arriesgada en línea".

¿Deben los padres preocuparse? La mayoría de niños no participan en actividad arriesgada en línea relacionada con el sexo, "motivo para no preocuparse demasiado", aseguró Baumgartner. Sin embargo, hay un riesgo adicional para los adolescentes que "parecen tener problemas en sus vidas cotidianas".

En meses recientes, los medios de comunicación de Estados Unidos han informado sobre el "sexting" (el envío de fotos con desnudez total o parcial a otras personas a través de los teléfonos celulares) en los adolescentes. Algunas investigaciones sugieren que es bastante común. Los adolescentes también usan internet para hacer amigos y conocer a otros de su misma edad.

Los autores del nuevo estudio deseaban comprender cómo la conducta sexual "arriesgada" en línea (hablar con desconocidos sobre sexo en internet, buscar a alguien con quien tener relaciones sexuales, y enviar mensajes con contenido sexual a desconocidos) se relacionaba con la conducta sexual "arriesgada" fuera de línea (tener relaciones sexuales casuales).

El equipo de Baumgartner encuestó a más de 1,700 adolescentes holandeses de 12 a 18 años de edad. Los que estaban en mayor riesgo de conductas arriesgadas en línea "estaban menos satisfechos con sus vidas, tenían un mayor nivel de búsqueda de sensaciones... y un menor nivel educativo", hallaron los autores del estudio.

Los investigadores sugirieron que los niños en mayor riesgo ameritan más atención en relación con la prevención de la actividad sexual arriesgada.

Jeff Temple, psicólogo y profesor asistente de la Rama Médica de la Universidad de Texas, quien estudia la sexualidad adolescente, dijo que el estudio provee "más evidencia de que la frontera que separa las vidas fuera de línea y en línea se hace cada vez más confusa".

Añadió que "es importante que los pediatras y otros proveedores de atención de salud se concentren en las conductas en línea tanto como en las conductas fuera de línea, ya que comienzan a parecer iguales".

Temple anotó que los padres también deben prestar atención, porque si un adolescente está enviando mensajes sexuales, quizás también esté participando en alguna actividad sexual arriesgada en el mundo real.

David Finkelhor, director del Centro de Investigación sobre Crímenes Contra los Niños de la Universidad de Nueva Hampshire, advirtió que el estudio tiene una limitación importante para los padres de EE. UU.: observó a los adolescentes holandeses, no a los estadounidenses. Además, dijo, "no hay mucha evidencia de que internet amplifique el riesgo", o que haga que sea más probable que los niños hagan cosas arriesgadas en la vida real.

En cuanto a los niños en el mayor riesgo, Finkelhor aseguró que "no podemos concluir a partir de aquí que solo los niños con poca educación y con familias problemáticas tomen riesgos, simplemente que sucede así con más frecuencia. No estoy seguro de cuáles son las nuevas implicaciones, dado que ya sabemos que los niños de familias problemáticas con un nivel bajo de educación necesitan ayuda".

El estudio aparece en la edición en línea del 5 de noviembre de Pediatrics, y será publicado en la edición impresa de diciembre de la revista.

Más información

Para más información sobre la salud sexual de los adolescentes, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

FUENTES: Susanne Baumgartner, graduate student, University of Amsterdam, the Netherlands; Jeff Temple, Ph.D., psychologist, assistant professor and director, behavioral health and research, department of obstetrics/gynecology, University of Texas Medical Branch, Galveston, Texas; David Finkelhor, Ph.D., Crimes Against Children Research Center, University of New Hampshire, Durham, N.H.; Nov. 5, 2012, Pediatrics, online
© Derechos de autor 2012, HealthDay

La información en los artículos de HealthDay News procede de diferentes fuentes y no responde a la política del Gobierno federal. El Centro de Información de la Oficina de Salud de las Minorías no se hace responsable de las opiniones, productos y servicios que puedan aparecer en los artículos publicados.

Última modificación: 07/11/2012 04:00:00 p.m.
OMH Página principal  |  HHS Página principal  |  USA.gov  |  Descargo de responsabilidad  |  Política de privacidad  |  HHS FOIA  |  Accesibilidad
Mandato de un Lenguaje Sencillo  |  Mapa del sitio  |  Contáctenos  |  Visualizadores y reproductores

Oficina de Salud de las Minorías
Línea gratuita: 1-800-444-6472 / Fax: 301-251-2160
Correo electrónico: info@minorityhealth.hhs.gov

Buzón de sugerencias