Skip Navigation

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.www.hhs.gov

Oficina de Salud de las Minorías (teléfono: 1-800-444-6472)
Sobre OMH
Nuestros Servicios
Prefil: Hispanos/Latinos
Desigualdades en Salud
Organizaciones Latinas
Para una Vida Saludable
OASH Página Principal

Infografía de una persona haciendo una pregunta
¿Necesita ayuda?
Preguntas frecuentes



Siga a la Oficina de Salud de las Minorías en Twitter




Búsqueda temática

Abuso de sustancias

El abuso de sustancias es un problema que afecta a todos los sectores socioeconómicos del país y genera graves inconvenientes en el ámbito de la salud pública. Asimismo, el consumo desmedido de drogas y alcohol puede causar comportamientos que no sólo comprometen la vida del individuo consumidor de sustancias, sino también la de las personas que lo rodean.

En primer lugar, el consumo de sustancias químicas puede desencadenar en conflictos interpersonales y acarrear consigo problemas de índole familiar. Además, lo que en primera instancia puede ser solamente un consumo excesivo y aislado de sustancias, más adelante puede convertirse en un problema de adicción. Por consiguiente, el individuo alcohólico o drogodependiente puede experimentar dificultades para conseguir o conservar un trabajo e incluso puede terminar incurriendo en actividades delictivas. Finalmente, es necesario ayudar rápida y efectivamente a la persona que tenga un problema de esta naturaleza ya que el abuso de sustancias puede producir intoxicaciones y sobredosis potencialmente mortales.

Drogadicción
La drogadicción es una enfermedad crónica que altera la estructura y el funcionamiento cerebral. Si bien el abuso de drogas puede comenzar siendo una acción voluntaria, el individuo paulatinamente puede empezar a perder su capacidad de autocontrol como consecuencia del consumo continuo y prolongado. En este sentido, la acción de las drogas sobre el cerebro de la persona adicta hace que esta no pueda abandonarlas por sí sola y deba recurrir a un tratamiento que la ayude a superar la adicción y recomponer su vida.


Alcoholismo
El alcoholismo también es una enfermedad crónica y se caracteriza por el consumo excesivo de alcohol de forma prolongada. La falta de control sobre la ingesta de bebidas alcohólicas repercute negativamente en diferentes ámbitos de la vida del individuo, perjudicándolo física y psíquicamente. Varios órganos pueden resultar seriamente dañados por el alcohol, como por ejemplo el hígado y el corazón. De igual forma, se deben considerar los efectos contraproducentes del alcohol en todo el aparato digestivo y la posibilidad de desarrollar diferentes tipos de cáncer. Por otro lado, el alcohol también tiene efectos nocivos a nivel sexual, pudiendo causar impotencia en el hombre y la desaparición de la menstruación en el caso de la mujer. Es importante subrayar que una vez que la persona llega a desarrollar cierta tolerancia al alcohol, se va convirtiendo gradualmente en alguien más vulnerable porque necesita aumentar las cantidades de alcohol para poder sentir su efecto. Al igual que en el abuso de drogas, la persona alcohólica debe encontrar un tratamiento que la ayude a rehabilitarse y la proteja de hacerse daño a sí misma y a sus seres queridos.


Señales de advertencia en niños y adolescentes
Aunque no existe precisión sobre cuáles son las causas del abuso de sustancias, los problemas emocionales, la presión social y la genética del individuo pueden ser algunos de los aspectos desencadenantes de este comportamiento. En el caso de los adolescentes, es necesario estar alerta para intervenir rápidamente y buscar la ayuda correspondiente.

En todos los casos de abuso de sustancias, la prevención sigue siendo el mejor tratamiento disponible. Por esa razón, es necesario reaccionar a tiempo y prestarle atención a las señales de advertencia que se señalan a continuación:

  • Cambios de personalidad.
  • Desgano y falta de interés en las actividades cotidianas.
  • Cambios en cuanto a la higiene personal.
  • Pasar demasiado tiempo fuera de casa sin ninguna razón aparente.
  • Problemas con el resto de los miembros de la familia.
  • Retraimiento.
  • Poca concentración en los estudios y disminución del rendimiento académico.
  • Falta de coordinación e incapacidad de pronunciar correctamente las palabras.
  • Tendencia a mentir.
  • Robar.


Para mayor información sobre el abuso de sustancias, visite:
National Institute on Drug Abuse
National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism



Última modificación: 07/28/2008 08:56:00 a.m.
OMH Página principal  |  HHS Página principal  |  USA.gov  |  Descargo de responsabilidad  |  Política de privacidad  |  HHS FOIA  |  Accesibilidad
Mandato de un Lenguaje Sencillo  |  Mapa del sitio  |  Contáctenos  |  Visualizadores y reproductores

Oficina de Salud de las Minorías
Línea gratuita: 1-800-444-6472 / Fax: 301-251-2160
Correo electrónico: info@minorityhealth.hhs.gov

Buzón de sugerencias