Skip Navigation

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.www.hhs.gov

Oficina de Salud de las Minorías (teléfono: 1-800-444-6472)
Sobre OMH
Nuestros Servicios
Prefil: Hispanos/Latinos
Desigualdades en Salud
Organizaciones Latinas
Para una Vida Saludable
OASH Página Principal

Infografía de una persona haciendo una pregunta
¿Necesita ayuda?
Preguntas frecuentes



Siga a la Oficina de Salud de las Minorías en Twitter




OMH Contenido

Cáncer de seno: el diagnóstico temprano puede salvar vidas

Por Karina Hurley
Traducido por Isaac Itman

Adamari López estaba transitando el mejor momento de su vida. El amor de su familia, su éxito profesional y la proximidad del casamiento con su prometido vislumbraban la realización de todos sus objetivos. Sin embargo, hace dos años la actriz puertorriqueña de 36 años de edad debió retirarse repentinamente de los estudios de televisión y del glamour de las telenovelas cuando se enteró que padecía una terrible enfermedad. En una cuestión de segundos, sólo dos palabras lograron que volviera a la realidad: cáncer de seno.

"En general, mantuve una actitud positiva", dijo López en referencia a su primera reacción. "Le puede suceder a cualquiera, sin importar la presencia o no de antecedentes familiares".

Fotografía de una mujer latina

Patricia McKeligan nunca ha estado enfrente de una cámara de televisión pero con López comparten mucho en común: ambas son latinas, el cáncer fue detectado en su fase temprana y actualmente las dos están venciendo la batalla contra el enemigo. "Yo misma me examiné y sentí un pequeño bulto en uno de mis senos", señaló McKeligan, quien también fue diagnosticada cuando tenía 34 años.

López y McKeligan representan a dos de los más de 200 mil casos de cáncer de seno que se diagnostican cada año. Mientras que el cáncer de seno es la segunda causa de muerte entre las mujeres que viven en Estados Unidos, es la primera causa de muerte entre las mujeres latinas.

Según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés), menos de la mitad de las mujeres latinas se somete anualmente a una mamografía. Como resultado de ello, el diagnóstico es tardío y esta tendencia endurece las estadísticas de la enfermedad: sólo existe entre un 35 y 50% de posibilidades de supervivencia. Estos números coinciden con los publicados por la Gloria Gemma Foundation e invitan a hacer una doble lectura. Aunque la tasa de mujeres hispanas que sufren cáncer de seno se encuentra dentro de las franjas más bajas, es más factible que mueran a consecuencia de la enfermedad. Para este año, se estima que aproximadamente 1600 latinas se convertirán en víctimas fatales del cáncer de seno.

No obstante, las hispanas no son el único grupo minoritario que ha sido terriblemente afectado por esta enfermedad. El índice que ocupan las mujeres afroamericanas es más significativo que el de las latinas, ya que se registran 130.8 casos por cada 100,000 mujeres contra una tasa de incidencia de 92.6 en el caso de las hispanas. Según la Sociedad Americana del Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés), las mujeres afroamericanas presentan una tasa de incidencia de cáncer de seno menor que las mujeres caucásicas, pero tienen un 14% menos de probabilidades de sobrevivir cinco años.

Las razones son múltiples, pero existe una relación general entre la falta de seguro médico y el bajo índice de supervivencia entre pacientes con cáncer de seno. Otros factores relevantes incluyen la presencia de otras enfermedades, estatus socioeconómico bajo, diferencias en cuanto a la calidad del tratamiento y desigualdades a la hora de recibir atención médica. En el caso de los hispanos, las barreras del lenguaje junto con la falta de información se constituyen en otros factores a considerar.

"Cuando los inmigrantes hispanos llegan a este país se confunden con la forma en que funciona el sistema de salud", dijo el doctor Rubén Raider, médico internista que ejerce la medicina en el estado de Maryland. "Por ese motivo, para ellos resulta sumamente importante contar con alguien que hable español, que les guíe a través del sistema y les enseñe cómo acceder a los recursos e información que necesitan".

Los números publicados en 2006 por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) señalan que a las mujeres hispanas las sigue el grupo de las mujeres asiático-americanas y las mujeres isleñas del Pacífico (con una tasa de incidencia de 91.2), y luego las mujeres nativo-americanas y nativas de Alaska (tasa de incidencia de 74.4).

En un esfuerzo nacional para abordar este tema y en lo que ha sido considerado por más de dos décadas como un llamado de atención para poner fin a las muertes prevenibles, octubre ha sido declarado como el mes nacional de la concientización sobre el cáncer de seno (NBCAM, por sus siglas en inglés), una fecha para despertar conciencia sobre la magnitud del problema.

Se trata de un proyecto que fue creado para impulsar el diagnóstico temprano y poder recibir el tratamiento a tiempo. Su sitio en Internet invita a hombres y mujeres para que tanto este mes como el resto del año, se unan a la iniciativa y se conviertan en líderes de los programas destinados a difundir el mensaje sobre la importancia de la detección temprana. Mediante el aporte de ideas, el uso de materiales y el voluntariado, cualquier individuo puede aumentar el grado de conciencia pública sobre este tema.

En esta campaña nacional, participan organizaciones tales como la Sociedad Americana del Cáncer, el Breast Cancer Resource Committee (comité de información sobre el cáncer de mama) y la Fundación para la Investigación y Prevención del Cáncer (CRPF, por sus siglas en inglés), entre muchas otras.

Entonces, ¿qué medidas preventivas deberían ser tomadas en cuenta? La mayoría de los médicos coinciden en dos puntos: todas las mujeres mayores de 18 años deberían autoexaminarse los senos de forma periódica una vez al mes. Asimismo, las mujeres mayores de 40 años deberían concurrir anualmente a una consulta médica para hacerse una mamografía.

Dos años después de haber sido diagnosticada con cáncer de seno en su fase inicial y luego de haber sido tratada quirúrgicamente, López se ha recuperado y se encuentra libre de la enfermedad. En la actualidad, se está preparando para retomar su actividad profesional y se ha convertido en una activa portavoz hispanohablante de la Susan G. Komen Foundation, difundiendo el mensaje sobre la prevención del cáncer de seno y animando a las latinas a que se examinen periódicamente.

"Quiero darle un ejemplo a las latinas diciéndoles que no tengan miedo de hacerse los exámenes ni de ir al médico", dijo López.

Por su parte, McKeligan ha seguido con su vida familiar y disfruta de su pasión por la natación.

Para estas mujeres, haber sido diagnosticadas con la enfermedad les ha dejado una cosa muy clara: la detección temprana es la clave para ganar la batalla contra el cáncer de seno.

"Un simple autoexamen me salvó la vida", concluyó McKeligan.

---

Enlaces

Instituto Nacional del Cáncer
http://www.cancer.gov/espanol/sabersobre/seno

Las primeras etapas del cáncer de seno
http://www.ahrq.gov/consumer/brcanchoicesp.htm

Fundación Susan G. Komen for the Cure
http://cms.komen.org/komen/EnEspanol/index.htm?ssSourceNodeId=292&ssSourceSiteId=Komen Salida del sitio

Mamografías y cáncer de seno
http://www.fda.gov/opacom/lowlit/smammo.html

Cáncer de seno: guía de tratamientos para los pacientes
http://www.nccn.org/patients/patient_gls/_spanish/_breast/contents.asp Salida del sitio

Cáncer de seno: diagnóstico temprano
http://familydoctor.org/online/famdoces/home/women/reproductive/breast/018.html Salida del sitio






Última modificación: 02/11/2007 02:13:00 PM

OMH Página principal  |  HHS Página principal  |  USA.gov  |  Descargo de responsabilidad  |  Política de privacidad  |  HHS FOIA  |  Accesibilidad
Mandato de un Lenguaje Sencillo  |  Mapa del sitio  |  Contáctenos  |  Visualizadores y reproductores

Oficina de Salud de las Minorías
Línea gratuita: 1-800-444-6472 / Fax: 301-251-2160
Correo electrónico: info@minorityhealth.hhs.gov

Buzón de sugerencias