Skip Navigation

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.www.hhs.gov

Oficina de Salud de las Minorías (teléfono: 1-800-444-6472)
Sobre OMH
Nuestros Servicios
Prefil: Hispanos/Latinos
Desigualdades en Salud
Organizaciones Latinas
Para una Vida Saludable
OASH Página Principal

Infografía de una persona haciendo una pregunta
¿Necesita ayuda?
Preguntas frecuentes

Glosario bilingüe de prevención del VIH/SIDA





Siga a la Oficina de Salud de las Minorías en Twitter




OMH Contenido

Casa Esperanza: un lugar para volver a empezar

 
 
En este artículo...
 
 

Por Isaac Itman

"La esperanza nunca termina...La esperanza es infinita", dijo el dramaturgo y escritor español Antonio Buero Vallejo, y sin duda alguna, uno necesita esperanza para rehabilitarse de la adicción a las drogas.

Quienes no pueden abandonar su adicción por sí solos, pueden recurrir a Casa Esperanza, Salida del sitio una organización sin fines de lucro fundada en 1984 en Boston, Massachussets, para atender las necesidades de los latinos que sufrían problemas relacionados al abuso de drogas y alcohol. Los programas de Casa Esperanza aspiran a que las personas con problemas de adicción recuperen su independencia, se reúnan nuevamente con sus familias y se reintegren a la vida comunitaria.

Wilfred Labiosa, director del programa de prevención y servicios ambulatorios, dijo que para lograr la sobriedad de los pacientes, la organización intenta abordar los factores económicos, sociales y personales que han marcado la vida de la persona afectada por el abuso de sustancias.

"Según nuestra propia experiencia, hemos visto personas que se han aislado de la sociedad porque no saben cómo pedir ayuda", dijo Labiosa. "El racismo también es un desencadenante del abuso de sustancias".

 
 
Servicios que ofrece Casa Esperanza
  • Reunificación familiar
  • Capacitación para ser mejores padres
  • Consolidación familiar
  • Asesoramiento para controlar el enojo y la frustración
  • Prevención de recaídas
  • Ayuda psicológica para sobrellevar hechos traumáticos
  • Orientación vocacional
 
 
Casa Esperanza ofrece servicios a las minorías raciales y étnicas, personas con discapacidades y trastornos mentales, personas que no tienen donde vivir o tienen pocos recursos, mujeres y niños en situación de vulnerabilidad, personas que han estado en la cárcel, alcohólicos y drogodependientes. También brindan atención a personas que usan drogas intravenosas y a quienes son portadores de VIH y hepatitis C. De acuerdo a sus datos internos, alrededor del 25% de sus pacientes son portadores de VIH.

Las personas que buscan ayuda en Casa Esperanza reflejan algunas características de la comunidad latina: el 97% de los pacientes son hispanos, particularmente de Puerto Rico, y muchos de ellos no son bilingües.

"Algunos pacientes son latinos pero no hablan español", dijo Diliana De Jesús, gerente de desarrollo y comunicaciones de Casa Esperanza. "Es una mezcla muy variada".

¿Quién va a Casa Esperanza?

En dos palabras, los excluidos y vulnerables.

De Jesús dijo que alrededor del 90% de las mujeres y el 75% de los hombres que reciben los servicios de Casa Esperanza han sido víctimas de situaciones traumáticas, incluyendo casos de violencia doméstica y abuso sexual.

"Tratamos de abordar todo el espectro y no un único problema", dijo.

Uno de los objetivos más importantes de Casa Esperanza es ayudar en el proceso de reunificación familiar. "Tenemos pacientes que están distanciados de sus familias directas", dijo Labiosa. Dado que el 80% de los pacientes tienen hijos, Casa Esperanza también les enseña cómo ser mejores padres.

En otro orden, sus datos indican que aproximadamente el 75% de las personas que llegan a sus instalaciones no tiene un lugar donde vivir y el 94% de ellos no tiene trabajo ni ningún otro ingreso económico.

Labiosa dijo que la situación de muchos latinos en Massachussets es "alarmante" y cuando llegan a Casa Esperanza reciben apoyo en las áreas de rehabilitación, prevención de recaídas, y también cuentan con la ayuda profesional de asistentes sociales y psicólogos que les enseñan cómo ser nuevamente individuos productivos y retomar el control de sus vidas. Los pacientes reciben ayuda para aprender a controlar el enojo, y aparte de brindarles talleres de capacitación para buscar trabajo, también disponen de computadoras para realizar la búsqueda laboral.

A efectos de lograr una recuperación a largo plazo, Casa Esperanza también ofrece un programa de tratamiento residencial para que los pacientes puedan abandonar sus adicciones y llevar una vida libre de drogas.

Por medio de un proyecto conjunto entre Casa Esperanza y el Centro de Investigación sobre Adicciones y Servicios de la facultad de Trabajo Social de la Boston University, se llevó a cabo un estudio para evaluar la respuesta de los pacientes luego de haber participado del programa residencial "Familias Unidas". Desde que se puso en marcha hace tres años, el estudio reveló que los problemas vinculados a la salud mental, depresión y ansiedad, tienden a interferir en el tratamiento del paciente.

"Cuando los pacientes presentan trastornos psiquiátricos complejos, son más propensos a abandonar el tratamiento", dijo Deborah Chassler, directora asociada del centro de investigación. "Hemos visto que tanto para los latinos como para cualquier otra persona, resulta difícil ingresar a un tratamiento residencial porque implica adaptarse a grandes cambios".

Casa Esperanza trabaja en colaboración con otras instituciones para atender las necesidades psicológicas de sus pacientes y ayudarlos a que reciban una atención médica debida que contribuya a su recuperación.

"Somos concientes de que nuestros pacientes tienen muchas necesidades e intentamos hacer todo lo posible", dijo De Jesús. "Dentro de la primera semana de ingreso, enviamos al paciente a un centro de atención médica para que se inscriba en una lista y reciba atención médica. Trabajamos con el Boston Medical Center (centro médico de Boston) que está a sólo dos cuadras de aquí [Casa Esperanza]".

Casa Esperanza también trabaja con el programa Boston Health Care for the Homeless (un programa de ayuda para personas que viven en la calle), a través del cual dos estudiantes de enfermería y una enfermera brindan atención médica primaria para los pacientes que se encuentran en tratamiento.

"Estamos progresando y estamos teniendo muy buenos resultados", concluyó Labiosa.

---

Isaac Itman es redactor del OMHRC. ¿Comentarios? E-mail: info@minorityhealth.hhs.gov

Enlaces

Casa Esperanza, Inc.
http://www.casaesperanza.org Salida del sitio

Administración de Servicios de la Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA)
http://mentalhealth.samhsa.gov/cornerstone/espanol.asp

Instituto Nacional del Abuso de Drogas (NIDA)
http://www.drugabuse.gov/nidaespanol.html

Instituto Nacional sobre el Alcoholismo y Abuso de Alcohol
http://pubs.niaaa.nih.gov/publications/Practitioner/CliniciansGuide2005/Spanish/clinicians_guide_sp.htm


Artículos relacionados

A ganarle al alcoholismo en las universidades
Desmitificar la enfermedad mental en cualquier idioma
VIH/SIDA: Organizar, movilizar e informarse


Estadísticas

Abuso de drogas entre adolescentes
Consumo de drogas a nivel nacional


Recursos multimedia

Accidentes de tránsito y abuso de alcohol
Exposición de los jóvenes a la publicidad del alcohol
Muertes no intencionales por envenenamiento


Tratamientos y medidas preventivas

Localizador de programas de rehabilitación
Cómo prevenir el uso de drogas en niños y adolescentes







Última modificación: 05/12/2007 03:56:00 PM

OMH Página principal  |  HHS Página principal  |  USA.gov  |  Descargo de responsabilidad  |  Política de privacidad  |  HHS FOIA  |  Accesibilidad
Mandato de un Lenguaje Sencillo  |  Mapa del sitio  |  Contáctenos  |  Visualizadores y reproductores

Oficina de Salud de las Minorías
Línea gratuita: 1-800-444-6472 / Fax: 301-251-2160
Correo electrónico: info@minorityhealth.hhs.gov

Buzón de sugerencias